Maldades de la Embajada de EE UU; por Claudio Nazoa [@Claudio_Nazoa]

claudio-nazoa-preview-1

I

Cuando tenía 17 años, vivía en Villa de Cura y pertenecía a la Juventud Comunista de Venezuela. Allí conocí a una dama a quien llamaban Diana, la húngara. Una bellísima mujer a quien nunca le dije nada que no fuera político, ya que en el partido nos decían que viéramos a las muchachas como hermanas de lucha y no como mujeres apetecibles. Así que, como un gafo y por más de un año, intenté disfrutar de su intelecto revolucionario, y no de sus pródigas curvas.

Un día, el camarada Mamagüela, encargado de nuestra catequización comunista, dijo:

—Camarada Iky –esa ridiculez era mi seudónimo–, hemos notado que tiene desviaciones pequeñoburguesas y que es fanático de unos tales Beatles, peludos ingleses que representan la decadencia del imperialismo internacional. Así que, decida: ¿la gloriosa Juventud Comunista de Venezuela o esa podredumbre burguesa?

Trémulo de alegría, respondí:

—¡Me quedo con Los Beatles!

Ese día salté la talanquera hacia la derecha, pero a la de verdad, a la progresista, a la que hace que el mundo avance.

El camarada Mamagüela, con voz de maestro traicionado, dijo:

—Camarada Iky, lástima que haya sido captado por agentes de la embajada norteamericana.

—Camarada Mamagüela –respondí–, ¿usted cree que los gringos son locos para venir a este calorón de Villa de Cura a captarme?

Me despedí de la bella húngara anhelando que también ella saltara la talanquera. Pero no. Me dio un abobado beso en el cachete y más nunca la vi.

Muchos años después, me tropecé con un dirigente adeco quien era nuestro “enemigo político en Villa de Cura”. Me contó algo insólito.

—Claudio, ¿recuerdas a Diana, la húngara?

—¡Claro!

—¿Ella no te dio nada?

—¿Nada de qué?

—Tú sabes…

—No entiendo.

—La húngara me contó que ustedes los comunistas eran fastidiosos y castos, así que, en Maracay, ella se derrapaba conmigo y con un dirigente copeyano de origen húngaro.

Después de 40 años me sentí el hombre más pendejo del mundo. Otra razón para rechazar el comunismo.

 

II

Un comunista fanático llega a su casa y encuentra a su mujer en la cama con un dirigente adeco del barrio.

Arrecho, lleva su mano a la cintura y desenfunda un spray de color negro. Sale a la calle y hace una pinta en la pared de su casa:

No pasarán. ¡El pueblo unido jamás será vencido!

Luego, corre a la embajada norteamericana en Caracas, y escribe:

¡Yankees, go home! Obama, deroga el decreto ¡ya!

Dos ejemplos de cómo los gringos siempre han violado la sagrada soberanía de Venezuela.

Anuncios

Acerca de Towelto Leña 3.0

Irreverente, liberal, crítico, inconforme, opinador por vicio y oficio, ateo de ideologías engañabobos derivadas del vómito cerebral de Karl Marx.

Publicado el 18/01/2016 en Opinión y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: