Archivo de la categoría: Editorial

Editorial El Nacional: Con Almagro dando

Como es lógico suponer, lo sucedido ayer entre el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, y el presidente Maduro nos indica a las claras que el gobierno de Venezuela está pasando por uno de sus peores momentos en el escenario internacional, que nos llena, simultáneamente, de tristeza y de rabia, de pena y de asco porque hoy somos objeto de burlas y reproches por la manera grosera y bufa en que estamos manejando nuestras relaciones con otros países, cuando incluso durante el mandato de Chávez manteníamos lazos cordiales o, cuando menos, “civilizados”. Lee el resto de esta entrada

Editorial El Nacional: El pillo descendiente

Es que cuando no la hacen a la entrada, pues no la pelan a la salida. Ayer en un acto celebrado en Anzoátegui, como apoyo a la señora Dilma Russeff  (la presidente que la justicia de Brasil mantiene guardada en la nevera por ser cómplice de su ex jefe Lula en los latrocinios que cometieron en comandita para mantenerse en el poder a fuerza de sobornos), el vicepresidente Aristóbulo Istúriz se atrevió a decir que la oposición sabe “que aquí no va a haber referéndum, están convencidos, están haciendo pantalla. Primero, porque lo hicieron tarde; segundo, lo hicieron mal, y tercero, cometieron fraude”. Lee el resto de esta entrada

Un buen tipo; por Laureano Márquez [@LaureanoMar]

LaureanoMarquezsecues-660x330

Donald Trump dice de sí mismo que es un “buen tipo”. Estoy seguro de que Fidel, Pinochet, Franco, Stalin, Mao y Adolfo Hitler también pensaban que eran “buenos tipos”. Fue muy sorprendente cuando en Libia capturaron a Muamar Gadafi. Casi era surrealista verle preguntar a sus captores que le vejaban y maltrataban: “¿pero qué les he hecho yo?” Seguramente la pregunta era honesta para él. Stalin, que acabó con la vida de entre 20 y 60 millones de rusos era considerado tan “buen tipo”, que los rusos lo llamaban “el padrecito”. Lee el resto de esta entrada

Editorial El Nacional: Cantó el gallo a destiempo

En el gallinero del CNE

Extraoficialmente se conoció que rectores del Poder Electoral acordaron iniciar el lunes un proceso de constatación de datos de firmantes para el revocatorio con el registro electoral”. Este es el encabezado de una noticia aparecida ayer en este periódico y el lunes en cuestión es, ¡naturalmente!, el próximo, pues no es un secreto que la rectoría mayoritaria, descarada y desvergonzadamente rojita del CNE juega en posición adelantada cuando se trata de validar inventivas y despropósitos del cogollo oficialista, y camina a paso de tortuga si lo que debe admitir o certificar y no se diga aprobar­ es una iniciativa de la unidad democrática. Lee el resto de esta entrada

Editorial El Nacional: Abusos judiciales

Pregunta, con sobrada razón, un parroquiano común y corriente –que, por su simple condición de ciudadano, se ve obligado a perder parte de su vida aguardando en las kafkianas colas derivadas de la incompetencia oficial–, y ante el desenfreno especulativo de ese novedoso motor de la economía madurista que es el bachaqueo, ¿por qué no meten presos a esos sujetos que ven calva la oportunidad para extorsionar al consumidor?  Lee el resto de esta entrada

Editorial El Nacional: Tibisay y sus dos jefes

La señora Tibisay se dignó por fin, luego de tantos ruegos, a dedicar unos pocos minutos a los venezolanos que, vale la pena recordar, con la cancelación de sus impuestos le pagan a esa funcionaria su “sueldito” y otras menudencias en forma de bonos especiales y aumentos y, de vez en cuando, unos robustos viáticos para sus viajecitos al exterior. Lee el resto de esta entrada

Editorial El Nacional: Fiscales de firmas

El régimen hace lo posible por impedir el referendo revocatorio. Maduro dice que no es una obligación, como si tuviera la posibilidad de evitarlo a través de su cansona retórica, pero no se ha quedado en las palabras. Ha nombrado un grupo de su confianza para que se ocupe de las zancadillas que correspondan. En medio de los temblores que seguramente le produjo la movilización popular en la primera recolección de firmas, signo pionero del repudio que le espera cuando se complete el proceso, sacó de la manga una curiosa comisión para que se encargue de una minuciosa observación de las primeras cajas de rúbricas que la MUD ha entregado al CNE. Lee el resto de esta entrada

Editorial El Nacional: ¿Despedida antes de tiempo?

La sabiduría popular da por sentado que “la peor gallina es la que más cacarea”, un refrán que viene a cuento ante las amenazas de Nicolás Maduro quien, para ganarse con sus pancadas de ahogado un ¡púyalo compañero! –porque camarada ya nadie dice, sino Motta Domínguez a sus colegas militares– amenazó con lanzar una huelga general si tocan “su poder” con el pétalo de una rosa. Lee el resto de esta entrada

Tierra de Gracia; por Laureano Márquez [@LaureanoMar]

LaureanoMarquezsecues-660x330

Esta página lleva por título “humor en serio”, sin embargo, cada vez se le hace más difícil a quien esto escribe transformar en gracia, la amargura que se nos ha instalado a los nacionales de la “pequeña Venecia” en el alma. ¿Hasta dónde podemos llegar en esta sostenida caída? Si Venezuela fuese un ser humano, ya habríamos tenido que buscar un cura para administrarle los Santos Óleos, pero no lo es, el agravamiento de este paciente puede ser infinito. Sin embargo, estamos llegando al punto en que la paciencia se agota, los ánimos se caldean y la cordura cede paso a la rabia acumulada que se desata sin límites en un pueblo que ha sido llevado a los límites de la desesperación. Lee el resto de esta entrada

Editorial El Nacional: Cuando les llegue el fin

El camino hacia la restitución de la democracia luego de años de oscuridad y atropellos a las reglas que claramente establece la Constitución estará largo tiempo obstruido por el Poder Ejecutivo y el Judicial que, en amorosa comandita, maniobran cada día para desconocer la voluntad popular expresada de manera rotunda el pasado 6 de diciembre. Lee el resto de esta entrada

Editorial El Nacional: Apadrinar causas perdidas

Cuando no es un magnicidio, es la guerra económica; cuando no es la guerra económica, es la desestabilización; y, cuando el humo de estas cortinas rojas no alcanza sus objetivos ­enajenar a sus hordas de malandros para que arrecien los ataques, que no son exactamente verbales, contra todo aquel que disienta del oficialismo­, entonces aparece el fantasma que, desde hace 17 años, es invocado como desvío preferencial de la atención ciudadana, el de la conspiración para derrocar al gobierno.  Lee el resto de esta entrada

Editorial El Nacional: Una película de terror

El país de Maduro

Si algún productor de Hollywood se propusiera hacer una película con inspiración bíblica pero del género de terror, de seguro podría conseguir inspiración en Venezuela. El país se ha vuelto una fuente inagotable de tramas que ya sobrepasan el realismo mágico latinoamericano y tienen elementos más fantásticos y oscuros. Lee el resto de esta entrada

El Revocado; por Laureano Márquez [@LaureanoMar]

LaureanoMarquezsecues-660x330

Un fantasma recorre los pasillos de Miraflores, sale en las noches y deambula por los predios de la casona de misia Jacinta. Cuentan que el despacho presidencial es una habitación antisísmica y que fue eso lo que movió a Cipriano Castro a mudar allí su oficina desde la Casa Amarilla, de cuyo segundo piso había saltado en calzoncillos, usando un paraguas como paracaídas en medio de un terremoto (a los que tenía verdadero pánico). A pesar de ello, hay temblor en la primera oficina de la patria. No es para menos, según algunas encuestas, el 70% de los venezolanos desea la salida del presidente, pero en nuestro país la soberanía reside en el pueblo solo hasta que este decide ejercerla. Lee el resto de esta entrada

Editorial El Nacional: Emparan emparamado

El 19 de abril, último día del mega puente decretado por el gobierno para institucionalizar el ocio como motor de la producción, los medios comunicaban que, de acuerdo con sondeos realizados por diversas encuestadoras, la aceptación de Maduro alcanzaba un magro 15%, lo cual significa que 85 de cada 100 venezolanos quiere que el ungido tome las de Villadiego y se largue con su música a otra parte. Lee el resto de esta entrada

Editorial El Nacional: Dilma no sabía nada

Al igual que en la Argentina de la presidente Cristina Fernández de Kirchner, los mandatarios que se autocalifican de izquierda como Evo Morales, Daniel Ortega, Rafael Correa y Dilma Rousseff no han podido “limpiar” sus países de las redes de corrupción nacionales e internacionales que operan y se mueven con seguridad y confianza en todos los niveles económicos, sociales y políticos del territorio que tienen bajo su mandato. Lee el resto de esta entrada

Editorial El Nacional: Dilma sin milicos

La crisis política de Brasil, que ha convocado la mirada universal por las consecuencias que puede tener, se ha escudriñado desde todas las perspectivas. El hecho de que se prepare desde un Parlamento independiente la posible despedida de la presidente de la República ofrece material de sobra para los análisis, sean cuales fueren. Lee el resto de esta entrada

Editorial El Nacional: La amenaza de las colas

En el primer trimestre de 2016 ha habido en todo el territorio nacional aproximadamente 1.014 protestas, y la mayoría motivadas por exigencias sociales, como la falta de agua, electricidad o comida. Al parecer, el gobierno se ha enterado y por eso saca la cuenta de siempre: si el pueblo protesta, hay que reprimirlo. No hacen falta salas situacionales que los lleven a semejante conclusión, porque ha sido así durante todos estos 17 años rojitos; es ya casi impensable que se reúnan en Miraflores para investigar la causa del descontento con el fin de resolverlo. Lee el resto de esta entrada

Editorial El Nacional: Miserias y firmas

Como se ha informado por diversos canales, los ³benefactores² del régimen están distribuyendo bolsas de comida a cambio de la firma de quienes las reciben. Son entregas mínimas, que contienen apenas lo básico para subsistir un par de días en el seno de una familia pequeña y de escasos recursos, pero es escandaloso el precio que se debe pagar por la recepción de la ayuda. El cicatero auxilio debe ser correspondido con una hipoteca de la dignidad y de la autonomía ciudadana. Lee el resto de esta entrada