Archivo del sitio

Sin brújula “el norte es una quimera”; por Carlos Blanco [@CarlosBlancoG]

Éxito fulminante el de la recolección de firmas para tener derecho de recoger firmas para tener derecho a revocar a Maduro. Las cifras no mienten ni el entusiasmo colectivo tampoco. Por lo que en el referéndum revocatorio y en cualquier otra elección arrasaría la oposición. Ese es precisamente el asunto. El régimen hará todo lo que pueda para impedir el RR; puede no lograrlo, pero lo intentará. Maduro no quiere salir del poder ni hoy ni mañana, así es que el intento es impedirlo. Esa estrategia tiene, por ahora, el rostro falaz del aplazamiento pero el propósito es que no exista RR ni ahora ni en 2017. Solo lo habrá si el costo de impedirlo es mayor que el de aceptarlo a regañadientes, como ocurrió con las elecciones del 6-D, cuando el costo de no aceptar el resultado era caerse. Lee el resto de esta entrada

El Alto Mando es bajito; por Carlos Blanco [@carlosblancog]

Los más importantes jefes militares no pueden invocar la obediencia debida para hacer lo que hacen. Después de las brutales dictaduras del Cono Sur, en especial la Argentina, y con el Estatuto de Roma en vigencia, el concepto de “obediencia debida” quedó en el baúl de la ignominia. Lee el resto de esta entrada

El fátum de la Asamblea Nacional; por Carlos Blanco [@CarlosBlancoG]

Está escrito que el destino de la AN es encabezar la salida del régimen de Maduro. Su misión está dictada en el código genético de su nacimiento el 6 de diciembre pasado. La voz que constituyó ese cuerpo no lo dejó al garete: su mandato es buscar la salida constitucional de Maduro, contribuir al cambio de régimen y a la instauración de una sociedad de ciudadanos libres en una democracia funcional. Lee el resto de esta entrada

Tenaza sobre la Asamblea Nacional; por Carlos Blanco [@carlosblancog]

La AN está sometida a una doble presión: la del régimen, al tratar de inutilizarla, y la zigzagueante de la sociedad democrática que quiere ver resultados inmediatos. Henry Ramos Allup y los dirigentes partidistas han logrado enfrentarla con habilidad táctica, pero comienzan a haber signos de preocupación, al ser una institución de la cual se esperan desenlaces rápidos. Ostenta legitimidad plena, aunque asediada y desconocida por el régimen. Lee el resto de esta entrada

Teoría y práctica del atajo; por Carlos Blanco [@carlosblancog]

En Venezuela se suele alertar sobre la inconveniencia de los atajos. Aunque en buen castellano un atajo es una senda por donde se acorta camino, acá se tiene por vía equivocada. Tomar un atajo sería desviarse de lo irreprochable. Lee el resto de esta entrada

Danza lupina en el acantilado; por Carlos Blanco [@CarlosBlancoG]

El general Vladimir Padrino dijo el 27-Freciente: “Tenemos la firme convicción de que los soldados y soldadas de la patria nunca más empuñarán sus armas contra el pueblo y permanecerán siempre a su lado en procura de la suprema felicidad, la paz y la convivencia de un Estado democrático, con verdadera justicia social y libertades plenas”. Lee el resto de esta entrada

Sorry! No puedes tener doble nacionalidad; por Carlos Blanco [@carlosblancog]

Sobran razones para que Nicolás Maduro se vaya. El acuerdo nacional para que lo haga es casi total, con las naturales excepciones de quienes están obligados a callar o de los que consideran que si se va el único refugio disponible sería un campamento en Irán o la Misión Vivienda de Kim Jong-Un.La salida de Maduro es inevitable y lo que la sociedad procesa es la manera de hacerlo de la forma menos traumática. La más obvia es la que plantearon los líderes de “la salida” desde 2014, la renuncia, y que ahora goza de masivo apoyo. Para que Maduro la acepte como su involuntaria contribución, se requiere una dosis de presión social. Chávez renunció en 2002 cuando el Alto Mando militar, nombrado por él, se lo exigió. Ahora no se sabe si esta “ayudaíta” estará presente, pero lo que es la sociedad civil exhausta, lo demanda. Lee el resto de esta entrada

La Fuerza Armada en la crisis; por Carlos Blanco [@carlosblancog]

Los militares salieron de los cuarteles en 1992 y no han regresado ni van a regresar a ellos en la misma forma en la cual estuvieron, al menos en el futuro previsible. No es que guste o deje de gustar: es la realidad venezolana. No se crea que en América Latina los militares han estado encerrados en sus barracas; su papel político contemporáneo no ha sido tomar el poder sino intervenir para resolver crisis. Hasta la década de los ochenta el objetivo era cogerse el poder; después, ha sido el de actuar como factor –a veces decisivo– en los asuntos del Estado. Lee el resto de esta entrada

La caída de las estatuas; por Carlos Blanco [@CarlosBlancoG]

Síntoma y llaga es el vahído que recorre a cierta élite gelatinosa por el retiro de los  cuadros de Chávez y del Bolívar-zombi inventado por el procerato rojo. El problema no son los cuadros sino la voluntad del régimen de anular o, si puede, hacer desaparecer la Asamblea Nacional hoy en manos opositoras. Ese, y no otro, es el tema. Lee el resto de esta entrada

“Cesación de este gobierno”; por Carlos Blanco [@carlosblancog]

Ayer tuvimos un atisbo de la Venezuela que viene. A pesar de los intentos de saboteo de una minoría rústica y sin orientación, se instaló la Asamblea Nacional democrática. Ha comenzado una nueva época en la historia de Venezuela. El derrumbe del régimen se hace inevitable; sin embargo, en vez de ser la honorable derrota de unos combatientes dignos, se ha convertido en la espantada de quienes no sólo no saben perder, sino que parece que no han tomado nota de su fracaso estratégico. Lee el resto de esta entrada

Año nuevo, guerra vieja; por Carlos Blanco [@carlosblancog]

Chávez era un buen táctico. Sabía retroceder cuando tenía delante una cortina de humo, de agua o de plomo; pero, apenas veía una rendija, avanzaba         sin misericordia, sin reparar a quién se llevaba por delante aun cuando fuese de sus propias filas. La reforma constitucional que perdió en 2007, cuya pérdida aceptó con furia, y que según la leyenda de la sabana le costó los nudillos de la mano izquierda, después fue impuesta sin anestesia, con leyes, nuevo referendo para la reelección, y decisiones del Tribunal Supremo. Así pretende hacer Maduro ahora. Claro que en peores condiciones: carece de liderazgo, carece de ingresos petroleros, carece de épica y también de estética. No digamos de ética. Lee el resto de esta entrada

Memorias de la locura escarlata; por Carlos Blanco [@CarlosBlancoG]

  • Magistrados de un solo uso. Los magistrados del TSJ que se vieron forzados a la jubilación son chavistas de amplio espectro. Estaban allí porque tenían militancia roja y estaban dispuestos a cumplir las órdenes gubernamentales en variados temas políticos. Se asumían –independientemente de su procedencia– como revolucionarios de esta hora y por ello sentenciaron y votaron desde esa perspectiva. Los nuevos magistrados impuestos no son multipropósito; están allí con un solo, único y no intercambiable plan: acabar con la Asamblea Nacional que la oposición ha ganado clamorosamente. Su misión es singular y no es otra que, mediante sentencias, sustituirse la representación popular que se eligió el 6-D.

Lee el resto de esta entrada

Maduro: todo tiene su final…; por Carlos Blanco [@CarlosBlancoG]

El fin del bochinche bolivariano ha sido decretado por la ciudadanía con la inapreciable contribución de Nicolás Maduro y sus compañeros de juerga. El país, todavía incrédulo ante la sorpresa que se dio a sí mismo, tramita la papelería, firmas y sellos, para la evacuación ordenada del régimen. Lee el resto de esta entrada

Poder Ciudadano y “silencio activo” militar; por Carlos Blanco [@CarlosBlancoG]

La derrota del régimen es tan grande que casi no cabe en la imaginación. Los factores que la hicieron posible conviene desglosarlos.

Un factor fundamental fue el hartazgo de la ciudadanía que fijó en Maduro el objetivo a derrotar, y en el voto el mecanismo para hacerlo. En esa confluencia el país se hizo república en movimiento. El gesto ciudadano dejó sin aliento, encunetada, a la jadeante revolución. Blandir el voto se hizo más eficiente que blandir el mazo. Lee el resto de esta entrada

Cuando quiero perder no pierdo; por Carlos Blanco [@carlosblancog]

La derrota política de Maduro ha alcanzado su clímax. Existe la convicción nacional e internacional según la cual el régimen pierde las elecciones del 6-D. Firme idea que ha cuajado en la conciencia colectiva: a pesar de todo, no eran invencibles. Han cosechado los resultados de un fracaso monumental y la sociedad se apresta a pasar la factura de la orgía interminable que ahora agoniza entre la desesperanza de los activistas y las Cortes de Nueva York. Lee el resto de esta entrada

¡Voto con energía!; por Carlos Blanco [@carlosblancog]

Bajo dictaduras, el fraude es un ingrediente estructural de las elecciones y éstas operan como escudo de legitimación. Entonces, ¿por qué votar si la voluntad del elector es alterada?

En democracia, votar es parte de la condición ciudadana, como lo es pagar impuestos, ejercer derechos y asumir deberes consagrados por la norma. En una dictadura –aunque sea posmoderna o del siglo XXI–, depende de las circunstancias. La abstención puede ser conveniente si hay otras opciones. Lee el resto de esta entrada

¿Hasta dónde se puede podrir lo podrido? por Carlos Blanco [@CarlosBlancoG]

Cuando no hay ley, hay corrupción. El régimen chavista es autor de la podredumbre de los sobrinos, de los ahijados y de los próceres. No es un comportamiento excéntrico. Tampoco una disrupción en los principios. Es el ambiente indispensable para el funcionamiento del torbellino rojo. Lee el resto de esta entrada

Ventajismo como coartada del fraude por Carlos Blanco [@carlosblancog]

Agencia Efe: “El presidente de la delegación del Parlamento Europeo que visita Venezuela en misión exploratoria, el español Ramón Jáuregui (PSOE), cree que en el país caribeño ‘no hay fraude’ electoral, pero considera que el oficialismo tiene ‘muchas más ventajas’ que la oposición”. Lee el resto de esta entrada