Archivo del sitio

Sobresaltos revocatorios; por @JeanManinat

La oposición se ha encuevado por cuenta propia, sin que la nomenclatura del PSUV, o el alto gobierno, hayan delineado el camino con golosinas para encaminarla hacia el disparadero en el que se encuentra ahora. Ni bien se había obtenido la mayoría en la Asamblea Nacional (AN) y se había instalado su Junta Directiva, cuando públicamente se lanzó un plazo de 6 meses para encontrar una fórmula democrática, constitucional y electoral para “salir de Maduro”. Fue el pistoletazo que alentó a los sectores de mayor peso que conviven  en la MUD a presentar -cuanto antes- el mecanismo de su predilección entre los que contempla la Constitución, para dejar clara constancia de que no les temblaba el pulso, ni pestañeaban, en su afán de salir del primer mandatario y su nefasto gobierno cuanto antes. Lee el resto de esta entrada

La Asamblea Nacional como piñata; por @JeanManinat

Cuando las elecciones parlamentarias del 6D eran sólo una fecha en el calendario electoral, una posibilidad en el tiempo zarandeada por la arbitrariedad del gobierno y la debilidad de espíritu del CNE; los adelantados de siempre se apresuraron a decir, escribir, tuitear, insinuar, soplar al oído de sus asesorados que se trataba de un anzuelo dilatorio, un ardid para debilitar el espíritu de lucha y enfriar la calle ardiente de confrontación final.  A medida que la locomotora de la MUD se acercaba a la estación de las parlamentarias -alimentada su marcha por la leña encendida de las encuestas- los adelantados de siempre fueron serenados por sus jefes políticos, quienes entendieron que el tren los podía dejar como a la  Penélope de Serrat… esperando para siempre en el andén, y se subieron a tiempo. Lee el resto de esta entrada

¿Revocatorio sin elecciones regionales?; por @JeanManinat

Ahora que las tan esperadas planillas han sido entregadas por el CNE -con las manos engarrotadas por no querer soltarlas- el mecanismo para poner en marcha el referendo revocatorio ya comenzó a marcar tic-tac para ponerse en marcha. En el camino quedó exangüe la enmienda constitucional, para sorpresa de nadie, tras la caprichosa interpretación jurídica que hizo el TSJ. La renuncia, según un despabilado argumento que rebotó en tuiter, siempre será válida, y estará al dente, ya que el presidente Maduro es un invitado perenne a renunciar, hasta que su voluntad aguante. En todo caso, está claro que el revocatorio es la opción que más entusiasmo ha despertado entre la oposición, por ser el más plausible, en medio de las grandes dificultades que le esperan en el camino y que ya han sido suficientemente señaladas. Lee el resto de esta entrada

¡Yo tampoco quiero mando!; por @JeanManinat

El reciente fallecimiento del expresidente Patricio Aylwin, líder histórico de la Democracia Cristiana (DC) chilena, ha hecho revivir -como era de esperar-  el papel determinante  que jugó en la derrota plebiscitaria del general Pinochet y la recuperación democrática de Chile. Lee el resto de esta entrada

Coger mínimo; por Jean Maninat [@JeanManinat]

Pasado el rifirrafe iconoclasta que tanto perturbó al gobierno -el hambre que viene no lo inmuta- conviene que la bancada opositora se siente un rato, respire hondo, cuente hasta uno -no hay tiempo para más- y se aboque a diseñar una estrategia para enfrentar lo que se sabía que iba a venir de todas, todas: el intento del gobierno por boicotear la labor de la Asamblea Nacional (AN). Lee el resto de esta entrada

Asombro en el hemiciclo; por Jean Maninat [@JeanManinat]

Los venezolanos presenciamos el 5 de enero la autopsia de la vieja forma de hacer política que por 17 años impuso en el país un clima de iracundia, de violencia verbal -y física- hacia toda disidencia; de frases altisonantes para tratar de domesticar la realidad, de gritos y más gritos, del puño agresivo que chocaba la palma de una mano en señal de violencia identitaria. El maestro de ceremonias del socialismo del siglo XXI dejó como legado el desprecio por la convivencia republicana, el odio de clases como trámite de las diferencias sociales, la peregrina idea de que habían llegado para quedarse. Nadie volverá, solo nosotros nos enrocaremos hasta el final de los siglos. Lee el resto de esta entrada

Ganó la unidad democrática; por Jean Maninat [@JeanManinat]

No hace tanto, el 6D era una luz allá al fondo del boquerón que muchos no querían ver, que denunciaban como un espejismo inducido por la falta de testosterona o el producto de un inconfesable acuerdo con el Gobierno para distraer la “lucha verdadera”. En las redes sociales se montaban cadalsos, hogueras en torno a las cuales se arremolinaban los laboratorios de guerra sucia para señalar “colaboracionistas” “entreguistas” cuando no a ilusos mentecatos que todo lo iban a malograr. Es bueno recordarlo, para que no se repita jamás. Lee el resto de esta entrada

Votos sí, balas no; por Jean Maninat [@jeanmaninat]

En los años 60 del siglo pasado, bajo el influjo de la Revolución Cubana, la izquierda venezolana abrazó con ardor la lucha armada en contra de una democracia todavía endeble y asediada por todo tipo de conspiraciones.

El subcontinente era un carrusel de dictaduras que subían y bajaban al ritmo de los apoyos que venían del norte. Se había acuñado el calificativo de “república bananera” para referirse a las naciones del Caribe gobernadas algunas por exmilitares como el sargento Fulgencio Batista en Cuba; o el sanguinario general Rafael Chapita Trujillo en República Dominicana. A su lado, Duvalier en Haití, Somoza en Nicaragua, Rojas Pinilla en Colombia, Pérez Jiménez en Venezuela…, habían enhebrado un rosario de dictadores tontamente pomposos y adictos a suprimir todo indicio de voluntad democrática a sangre y fuego en sus países. Lee el resto de esta entrada

Argentina: ni es cielo ni es azul; por Jean Maninat [@jeanmaninat]

Suben desde el Río de la Plata. Van rodando por Callao. Se toman una cerveza presurosa en La Biela, allá en Recoleta. O se celebran a sí mismos con un bife de chorizo en La Brigada de San Telmo. Hay razones para estar contentos, para celebrar. “Ustedes hicieron posible lo imposible” les dijo el ingeniero Macri a sus seguidores la noche en que celebraban su triunfo. Scioli, el perdedor, le encomendó a Dios -nada menos- que ilumine a quien fuera su amigo y, luego, su verdugo electoral. La elaboración del duelo entre quienes se pensaron propietarios de un proyecto que duraría para siempre será difícil, cruenta, como siempre ha sido en el peronismo. Históricamente, tras las reyertas internas, las ambulancias no se han dado abasto para recoger tantos heridos. Lee el resto de esta entrada

Sumisión; por Jean Maninat [@jeanmaninat]

El 7 de enero de este año, la novela del polémico escritor francés, Michel Houellebecq, Soumission, publicada por la editorial Flammarion, apareció por primera vez en las vitrinas de las librerías parisinas. Sería  traducida luego al castellano -es decir en buen español- por Anagrama, bajo el título Sumisión. El libro tuvo la macabra coincidencia de aparecer en las librerías el mismo día del atentado terrorista en contra de Charlie Hebdo, el semanario humorístico francés que había osado presentar una caricatura del profeta Mahoma, juzgada blasfematoria por los autoproclamados guardianes de la fe musulmana. La incursión punitiva dejó un reguero de sangre y muerte, entre la tinta y las plumillas de quienes ejercían su derecho a la libertad de expresión en un país fraguado, entre otras cosas, para hacerla respetar. Lee el resto de esta entrada

El poder del voto por Jean Maninat [@JeanManinat]

El severo llamado de atención que ha realizado el secretario general de la OEA, Luis Almagro, a la máxima autoridad electoral de Venezuela, seguirá resonando, repiqueteando, hasta y después de las elecciones parlamentarias del 6D. No hay nada nuevo en la misiva del secretario general, nada que los venezolanos no hayan sentido, vivido, vuelto a sentir y vuelto a vivir, durante los últimos 16 años: la debilidad del árbitro electoral -encargado de hacer respetar la voluntad popular- frente al Poder Ejecutivo Lee el resto de esta entrada